El diseño web es un mundo extremadamente amplio y en constante evolución. Lo que hoy nos parece una web moderna y asombrosa, dentro de poco será una mas del montón, y dentro de algo más de tiempo se habrá quedado obsoleta. Por ello, es importante tener nuestra web corporativa completamente actualizada, y es que… nos jugamos nuestra reputación on-line!

1.- No lo dejes en manos de cualquiera

Internet es un gran escaparate, donde los clientes potenciales se multiplican de manera exponencial, y por ello hoy en día una parte fundamental de la imagen corporativa se basa en realizar una web que explique de manera directa la folosofía de la empresa. Hay que llegar al cliente pero … ¡cuidado! Tienes poco tiempo para ello. Esta demostrado que tanto los buscadores como los propios usuarios de Internet no son muy pacientes.

2.- La rapidez es siempre ha sido la clave

Si tu web es lenta o tarda demasiado en cargarse entre página y página…seguramente los navegantes huirán en seguida, sin ni siquiera haberte dado una oportunidad. Y raramente volverán. Además, si tus textos son eternos, si no hay imágenes que apoyen lo que explicas, o si simplemente no aportas nada interesante, date por muerto. Tu web es inservible. O lo que es peor, tu web te esta perjudicando.

3.- El contenido, ese gran olvidado.

Hay que mimar los contenidos, eso esta claro. Tampoco lleva a ningún sitio mantener una web postergada y estática de por vida ya que, una vez que nuestros usuarios entren dos o tres veces y vean que “nada ha cambiado” ya no volverán. Otro concepto importante de primero de marketing: Fidelizar al cliente. Importantísimo. Para ello, nada mejor que un blog corporativo, una sección de noticias, un foro participativo, … Hay mil soluciones para evitar caer en el olvido. Y Google nos premiará con mejores posiciones en los resultados de búsqueda.

4.- ¿Qué están diciendo los demás sobre mí?

¿Se os ha ocurrido alguna vez buscar vuestra imagen corporativa en Internet? Poned el nombre de vuestra empresa en Google, y a ver que pasa. Normalmente saldrá la página corporativa en primer lugar (si no es así, algo estamos haciendo mal, Google no sabe quienes somos) pero…que hay después? ¿Mis perfiles de redes sociales? ¿Críticas de clientes insatisfechos en foros? ¿Comentarios de ex-empleados descontentos? ¿La competencia esta mejor posicionada que yo?  o lo que es peor… ¿Páginas que nada tienen que ver con mi actividad? Puede que tengas un problema de imagen en Internet…

4.- Las redes sociales: Ya no son opcionales.

Y para terminar, mención especial para las redes sociales. Si, es obligatorio. Ya no hay excusas: Hay que tener al menos un perfil en facebook (700 millones de usuarios en todo el mundo), otro en linkendin (Red para profesionales) y es recomendable tenerlo en Twitter, y Google+. Este último de momento no es fundamental, pero id reservando vuestro asiento para que cuando empiece la película, no haya problemas de aforo.

Pero no lo hagais de cualquier manera, ya que como en todo, hay dos formas de hacerlo: Bien o Mal. Os toca elegir cómo queréis hacerlo.

Últimamente algunas empresas e instituciones han confiado en nuestra experiencia para construirles o mantenerles algo tan importante como su escaparate al mundo, su página web. Os dejamos algunos ejemplos, a ver si os gustan. Y si queréis algo parecido… ya sabéis donde estamos! 😉

NUESTROS TRABAJOS:   larraga.es – grupogesoc.com –  ganadosurkiola.com –  orlegi.netiparpolocurling.com