Podríamos decir mejor: transparencia y por consiguiente confianza; y es que lo primero lleva irremediablemente a lo segundo.

En el artículo “Articulo – Mirror to Mirror” hablábamos de la primera fase del proceso de reflexión y reestructuración a la que llevó Vineet Nayar a la empresa HCL Technologies y que refleja en el libro “employees first, customers second”.

La fase mirror to mirror había servido para conocer la realidad de la situación en la empresa.

Ahora venía lo más difícil: convencer a los responsables ejecutivos de que era necesario un cambio, y cuáles tenían que ser las pautas a seguir. Reunió a las 200 personas más poderosas de la empresa en unas jornadas de debate que duraron 3 días y les planteó el camino a seguir.

Confianza a través de la transparencia

El principio básico a plantear para el éxito empresarial es la transparencia. La transparencia conlleva un grado de confianza extremo, tanto por parte de los responsables como por parte del empleado.

No se debe de tener ningún temor a que los empleados conozcan lo que cuesta cada uno de ellos para la empresa, lo que la empresa obtiene de beneficio por cada uno de ellos, lo que el cliente paga por cada servicio de cada empleado…

El conocimiento por parte del empleado de esta información le hace sentirse más participe, mas involucrado, y genera un confianza que se transmite a su vez al cliente.

El objetivo de Vineet Nayar es la confianza del cliente hacia el proveedor, y para eso es imprescindible que el empleado confíe en su propia empresa para que sus sensaciones se transmitan.

De hecho, Vineet Nayar elimina de su vocabulario palabras como cliente, proveedor…para sustituirlas por Partner, colaborador, compañero… La idea no es prestar un servicio, terminar y marcharse, sino colaborar, ayudar, asesorar, aconsejar a una empresa y ayudarla a crecer y a conseguir sus objetivos, lo que llevará irremediablemente un crecimiento propio.