La “Nueva York “ de Canadá. Así se le conoce a la ciudad de Toronto, situada a las orillas del lago Ontario y apenas a 2 horas de la frontera de EEUU. Esta urbe de unos 2,5 millones de habitantes, es el destino turístico preferido de muchos viajeros que quieren “visitar” Canadá,  y aunque sean necesarios meses incluso años para poder conocer a fondo este bonito país, Toronto y sus alrededores nos pueden dar una pequeña idea sobre lo que nos podríamos encontrar si de verdad tuviéramos tanto tiempo.

Si nos decidimos a visitarla, sin lugar a duda primavera y verano serían los estaciones propicias para ello, ya que en invierno nos lo encontraremos lleno de nieve, y con temperaturas que pueden llegar a los -30 grados, por lo que los paseos por las calles se intuyen imposibles. Durante las otras dos estaciones, y en contra de las creencias populares sobre Canadá, la temperatura podría compararse con la de la ciudad de Barcelona, sol y buena temperatura.

Antes comentábamos como Toronto podría darnos una pista de cómo es Canadá, y esto se traduce en naturaleza y convivencia intercultural.

Las cataratas del Niágara son una de las grandes maravillas de este planeta según muchos expertos ( opinión no compartida por mi, debido a la gran masificación estilo americano que ha sufrido), y una visita obligada para todos aquellos que visiten Toronto. Apenas a hora y media en coche, estas cataratas nos dan una idea de la grandeza de la naturaleza, con un paisaje espectacular ( si se omito toda los edificios construidos alrededor) y nos sorprenderá aun mas, si se tiene la posibilidad de embarcar en el barco que te deja literalmente debajo de las cataratas dándote un buen remojón. Las cataratas se dividen en dos, las de la parte de EEUU y la canadiense, si bien es cierto que desde esta última se obtienen las mejores vistas.

Si existiera la posibilidad de visitar mas zonas, existen varios parques naturales donde con un simple paseo en canoa nos adentraríamos en un mundo de ficción llenos de arces y osos yoghis.

En cuanto a la sociedad en sí, multicultural sería la palabra adecuada para describirlos. Un breve paseo por dundas street nos dará una idea de la grandeza de este país. Al contrario de lo que ocurre en Europa, son capaces de convivir diferentes tipos de religiones, etnias, nacionalidades…. dándole una riqueza única a  la ciudad. Los turistas nos podemos aprovechar de esto durante los meses de julio y agosto, ya que en estas fechas cada comunidad celebra una fiesta callejera gratuita, donde se pueden degustar sus platos típicos, bailar sus danzas y porque no comprar algo .  A esto le sumas los museos, parques, obras callejeras….. y tendrás un destino perfecto para visitar.

Cada vez que viajo con los chavales, se alojan en familias durante su estancia, y obviamente existe la posibilidad de que les toque una familia de origen filipino, indio, japonés, irlandés….. y siempre me hacen la misma pregunta ¿oye Jon te ha tocado una Familia canadiense real? Aun no se que contestar.