Desde el nacimiento de la agricultura en el Creciente Fértil de Oeste de Asia (Antiguo Egipto, Levante mediterráneo, Mesopotamia y Persia) hasta hoy en día, se han dado multitud de avances en busca de grandes producciones, mejores cultivos, mayor calidad de los alimentos, etc. Sin embargo, los cambios ocurridos a partir de la Revolución industrial (finales del siglo XVIII y principios del XIX), así como la aparición del tractor en el siglo XX, hicieron que los métodos de cultivo dieran un gran paso adelante. En poco tiempo se pasó de cosechar el grano a mano a utilizar máquinas que facilitaban todas las labores de campo.

Hoy en día, se puede afirmar que  los avances tecnológicos ocurridos en los últimos años han supuesto una nueva era para la agricultura, la cual ha sabido adaptarse a los nuevos cambios, introduciendo en la metodología tradicional la tecnología informática más moderna que existe. Bienvenidos a la nueva agricultura, la de precisión.

Muchos de los agricultores que manejan explotaciones grandes, utilizan tecnologías GPS, sensores, satélites e imágenes aéreas junto con Sistemas de Información Geográfico (SIG) para tratar de realizar las labores de campo con la mayor precisión posible.

Hace varias semanas tuve la oportunidad de acudir a la presentación de un producto tecnológico de última generación: el N-Sensor. Se trata de un nuevo sistema tecnológico para fertilizar los cultivos con nitrógeno de forma selectiva y en tiempo real que posibilita establecer correctamente la cantidad de fertilizante y el momento preciso para su aplicación. Esta herramienta característica de la agricultura de precisión es un equipo compuesto por una serie de sensores y un software que trabaja en tiempo real midiendo la luz reflejada por el cultivo y transformando esta información a cantidad óptima de nitrógeno por hectárea. Posteriormente, esta información se transmite al sistema electrónico de control de la abonadora, modificando en continuo las condiciones de regulación para que se aplique en cada caso la dosis calculada.

A continuación se muestra el esquema de funcionamiento y transmisión de la señal desde los sensores de luminosidad a la abonadora, pasando por la unidad central de procesado de datos y el controlador electrónico del equipo. 

2

Ahora queda ver si la agricultura, al igual que la sociedad, es capaz de absorber todos los avances tecnológicos que van surgiendo y si estos se adaptan a las posibilidades económicas actuales para que puedan ser utilizados de forma generalizada.


1

Autor: Sugoi Perez Auzmendi

Referencias: Gil, E. y Jiménez, A. N-SENSOR. SISTEMA DE APLICACIÓN SELECTIVA DE NITROGENO EN TIEMPO REAL. Universitat Politécnica de Catalunya